Liderazgo complutense en su entorno académico

Nuestra misión es convertir la UCM en el motor que impulse el progreso global de nuestro entorno académico, queremos impulsar el liderazgo complutense

La UCM disfruta de una posición privilegiada en su entorno académico, pero los complutenses somos a menudo ajenos a los vínculos existentes y a las oportunidades de colaboración con nuestras instituciones hermanas del Campus de Moncloa y del Parque Científico de Madrid.

La UCM es rica y diversa, pero también lo es su entorno. La UCM no está aislada, ni debe ser únicamente la institución de mayor tamaño y trayectoria: nuestra misión debe ser convertirla en el motor que impulse el progreso global de nuestro entorno académico, y esto es posible en todos los aspectos y a todos los niveles.

Muchos de nosotros mantenemos colaboraciones científicas, docentes o de transferencia con el CSIC, Ciemat, UPM, UNED, IPCE, CEJ, etc. pero el catálogo de oportunidades -a menudo conseguidas con el esfuerzo de un grupo de docentes o investigadores- pasa desapercibido para la mayoría. En nuestro Portal de Transferencia se pueden consultar los acuerdos institucionales y convenios existentes entre la UCM y otras muchas instituciones. Y los hay de todo tipo, no solo aquellos vinculados al Campus de Excelencia Internacional, tan desaprovechado desde el punto de vista institucional una vez que ha decaído la financiación.

La UCM ya dispone de un marco legal para desarrollar innumerables actividades colaborativas, y sin duda aumentará, una vez que se entiendan los beneficios para nuestra universidad y para la sociedad en general. Algunos convenios deberán ser renovados, otros tendrán que adaptarse a la nueva normativa, y otros tendrán que redactarse desde cero, pero ya hay mucho trabajo hecho que debemos aprovechar. La falta de visibilidad, e incluso de comunicación, pueden ser algunas causas del escaso aprovechamiento a nivel general de las oportunidades de las que disponemos.

Pero todo esto se puede y se debe corregir, proporcionando nuevas herramientas de comunicación y administrativas que permitan acceder y simplificar el proceso de puesta en marcha de colaboraciones y acuerdos entre instituciones. El resto de instituciones carecen de estas herramientas y también están desaprovechando el enorme potencial de nuestra universidad, por las mismas razones a las que aludimos.

La UCM debe tomar la iniciativa y liderar la colaboración institucional.

Los beneficios esperables son más que evidentes y, además, están vinculados de forma transversal con la mayoría de nuestros objetivos y prioridades para los próximos años.

Debemos fomentar que los grupos UCM delineen y lideren las propuestas colaborativas, lo que conllevará una mayor capacidad de captación de fondos en convocatorias públicas de toda índole. Ello aumentará la sinergia investigadora y de transferencia de conocimiento, y asegurará un máximo aprovechamiento de los espacios, instalaciones y prestaciones de servicio, evitando además duplicidades en equipamiento y personal especializado. Pero también aumentará de nuestra capacidad para captar talento, fortalecerá los programas de posgrado y los hará más competitivos; en definitiva, ampliará las oportunidades de empleabilidad de nuestros estudiantes y egresados. Pero este escenario también ofrece nuevas oportunidades de empleabilidad y movilidad para nuestro personal de administración y servicios, y al profesorado.   

Y, naturalmente, a nadie se le escapa que el aprovechamiento conjunto de las capacidades e infraestructuras de nuestro entorno redundará en la sostenibilidad y el disfrute de nuestros campus.

Tu opinión es importante, no dudes en dejar un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *